Cerrar

Copiapó: Las grandes interrogantes que mantiene el caso de un ciudadano boliviano que presenta lesiones graves y no se comunica con su entorno.

Un caso bastante particular y muy poco habitual es el que se pudo registrar hace algunas semanas en la región de Atacama el cual ya se estaría investigando.

Según la información a la cual tuvo acceso Nostálgica, a fines del mes de agosto del presente año y en el contexto de la emergencia de salud pública que afecta a Chile, mientras se desarrollaba el control carretero en la aduana sanitaria instalada en la ciudad de Chañaral, fue que funcionarios de la Seremi de Salud de Atacama lograron detectar en un bus de pasajeros, con origen en el norte de país, a un ciudadano indocumentado, de nacionalidad boliviana, el cual había ingresado de manera irregular a Chile.

Fue durante este procedimiento que los funcionarios de salud notaron que el ciudadano extranjero presentaba problemas de comunicación, por lo que no se pudo determinar cuánto tiempo llevaba en el país, la cual fue identificada con las iniciales W. CH. C., y ante la exigencia sanitaria de aplicar una cuarentena a quienes provengan desde el exterior se dispuso que descendiera del bus, para luego ser enviado a una residencia sanitaria.

Antes de este traslado y por protocolo, esta persona fue llevada al Hospital Jerónimo Méndez de Chañaral, donde su personal pudo registrar que presentaba diversas cicatrices.

La situación del ciudadano boliviano se tornó más complicada aún una vez que llegó a la residencia sanitaria ubicada en la ciudad de Copiapó, ya que según un informe al que tuvo acceso Nostálgica, donde se menciona que este manifestó diversas conductas anormales, como no comprender las normas de higiene ni convivencia social, donde incluso se registró que realizó sus necesidades fisiológicas en el piso de la habitación donde había sido instalado.

Lo anterior puso en alerta al personal que lo atendía, ya que no sabían si podía llegar a presentar alguna actitud de riesgo para el entorno, tanto del personal como de las instalaciones donde estaba.

En un examen más detallado, se pudo determinar que el ciudadano extranjero no presentaba expresiones faciales, se movía con lentitud, presentando una muy escasa atención y respondiendo solo con palabras simples, negando o afirmando ante las preguntas que se le realizaron, demostrando una desorientación de espacio y persona.

A este escenario poco favorable, se sumó que el personal médico detectó que en el examen físico se pudieron evidenciar múltiples cicatrices, en diversas partes del cuerpo, incluso algunas atribuibles a quemaduras. Por todo lo anterior, el sujeto fue derivado hasta el Hospital Regional de Copiapó, donde se mantiene internado hasta la fecha.

Estas evidencias llevaron a la autoridad sanitaria a poder determinar que W. CH. C. podría ser víctima de constante maltrato, dadas las graves lesiones que presenta, por lo que se requiere de una investigación más radical, ya que era muy difícil que en las condiciones en la que se encuentra, pudiese ni siquiera poder adquirir un pasaje en bus dada su incapacidad de comunicación.

Estos y otros indicios apuntan a que el ciudadano requiere de protección ante su alta vulnerabilidad, ya que no se encuentra en condiciones de integrarse a la sociedad, menos aun en la actual situación de emergencia sanitaria.

Por ahora, se sigue en el seguimiento del caso, y poder saber cuál será el destino de W. CH. C.

(Imagen referencia)

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

0 Comments
scroll to top