Cerrar

Francisco Vidal: “Lavín puede ser buena persona, pero aunque se vista de seda, de derecha queda”

Con la vitrina que le hado su participación, cada semana, en un matinal de televisión y en un programa radial -espacios en los que comparte con el alcalde de Las Condes, Joaquín Lavín (UDI)-, Francisco Vidal es una de las figuras que el PPD tiene en mente para competir en la elección de gobernadores por la Región Metropolitana. La última encuesta Cadem le entregó un resultado que no pasó desapercibido en la colectividad: al medirse la aprobación de los potenciales candidatos a ese cargo, el exministro y actual vicepresidente del PPD apareció con el mayor nivel junto a Evelyn Matthei (UDI), resultado que Vidal destaca en esta entrevista.

-¿Cómo toma el respaldo a su figura que aparece en la encuesta Cadem?
Yo tenía antecedentes de esta y otras encuestas, nada más que hoy se materializó en la encuesta Cadem. Yo también conocía de otras encuestas que me hacían aparecer como competitivo en la candidatura al gobierno regional metropolitano, y esta encuesta lo confirma.

-¿Va a ser candidato o esa decisión aún no la toma?
No la voy a tomar aún, porque tengo problemas de fondo, pero soy el candidato que quisiera el partido. El problema de fondo es que en política hay que ser responsable, así como en la vida. Y mientras el gobernador regional no tenga las facultades que la democracia le va a dar con centenares de miles de votos, yo por lo menos creo que sería un engaño a la ciudadanía.

-Pero si se especificaran bien esas atribuciones para el cargo de gobernador regional, ¿aceptaría el desafío?
Ahí hay que evaluar, porque tú sabes que se debiera tramitar en los próximos meses, lo que el Presidente llama “una ley corta” para mejorar lo que quedó de la ley que elige gobernadores regionales. Así que, yo: calma y tiza, calma y tiza.

-En el PPD algunos dicen, en privado, que otra de las razones por las que usted todavía no toma una decisión es porque le incomodaría ir a una elección. ¿Es efectivo?
No, eso es un mito (se ríe). Lo que sucede es lo siguiente: yo he ido a una sola elección en mi vida, en 1992, como candidato a concejal por Las Condes. Y, obviamente, perdí. Lo que me incomoda de la elección como se conoce en Chile es el gasto brutal, el ensuciar la ciudad, el no debatir ideas, sino que consignas. Eso es lo que me incomoda. Y si fuera candidato a alguna cosa, trataría de gastar lo menos posible, ensuciar lo menos posible y debatir ideas y propuestas.

-No es un miedo a medirse electoralmente, entonces…

No, para nada. Si es que gano, gano, y si es que pierdo, pierdo. Y ahora con estos números parece que gano. Así que calma y tiza. Falta mucho todavía. Me encantó estar en el lugar del mejor evaluado. Pensaba que tenía mayor conocimiento que el 68%, de verdad. Pero, bueno, calma y tiza.

-¿Quiénes en su partido le han pedido que sea candidato? ¿La mesa le ha solicitado?
Todos. La mesa completa. Y la comisión política completa, los militantes completos. Incluso, hay otros que se entusiasman más. Hay otras personas que me han dicho “¿no te quedará chico el gobierno regional metropolitano?”.

-En el sentido de lanzarse como candidato presidencial…
El partido ya tiene cuatro candidatos presidenciales: Harboe, Lagos Weber, Heraldo Muñoz y Jorge Tarud. No faltaba más que hubiera un quinto. Es como mucho, ¿no?

-En la encuesta Cadem también marca un alto conocimiento, lo que para muchos es gracias a la vitrina mediática que tiene usted: está en un matinal de televisión y en programas de radio, donde comparte muchos espacios con Joaquín Lavín, una de las principales cartas presidenciales de Chile Vamos. A pesar de las diferencias políticas que tienen, ¿cree que él podría ser un buen Presidente?
Mira, el tema del conocimiento es un efecto de acumulación. No es un efecto espontáneo, salvo que te quede una escoba grande que te dé a conocer, como fue el caso de (Laurence) Golborne con los mineros. Pero en mi caso, creo que es por acumulación. Yo fui 41 meses vocero de gobierno: dos tercios con Lagos y un tercio con Bachelet. Y, bueno, salía todos los días en la tele. Entonces, después, la radio, la televisión, los programas van consolidando ese conocimiento. Y segundo, creo que el candidato natural de la derecha es Lavín, lo demuestran las encuestas; el candidato natural del Frente Amplio es Beatriz Sánchez, y lo que no tenemos hoy es un candidato natural de lo que fue la Concertación y la Nueva Mayoría. Y para eso están compitiendo más de una docena de aspirantes.

-¿Pero usted cree que Lavín podría ser un buen Presidente?
Más que buenos o malos presidentes, los presidentes encarnan una idea y una propuesta de país. Y Lavín puede ser una muy buena persona, pero aunque se vista de seda, de derecha queda. Obviamente, sería un buen Presidente para las ideas e intereses de la derecha.

-El PS hizo el fin de semana, en su comité central, una advertencia a la DC por los apoyos de ese partido a ciertas reformas clave del gobierno. ¿Cree que si la DC sigue llegando a acuerdos con La Moneda corre el riesgo de quedar aislada del resto de la ex Nueva Mayoría?
Yo creo que el ciclo político está cambiando. Y creo que el proyecto estratégico de la dirección de la DC es situarse en el centro y recuperar el centro político. Y la tarea nuestra, de las tres izquierdas -una izquierda PS-PPD-PR, otra izquierda comunista y otra el Frente Amplio- es hacer política desde la izquierda y dejar a los democratacristianos haciendo política desde el centro. Y llegado el momento de derrotar a la derecha, llegamos a un acuerdo político, electoral y programático mínimo, sin drama.

-¿Es necesaria la DC para volver a ganar el gobierno? ¿Ustedes necesitan estar con ellos?
Para que la mayoría progresista del país vuelva a ganar los municipios, los gobiernos regionales, el Parlamento y la Presidencia de la República se requiere a los democratacristianos, a los comunistas y al Frente Amplio. No sobra nadie… Si no hay un acuerdo de toda la oposición en cada comuna y región de Chile, buenas noches los pastores y la derecha sigue gobernando por ocho años.

-Pero si la DC permite el avance de todas las reformas del gobierno o al menos de aspectos clave que el PPD no comparte, como la reintegración del sistema tributario, ¿se hace más difícil el entendimiento con la DC?
Claro, lo que sucede es que hay temas, en el debate legislativo, de distinta magnitud. Yo te diría que lo más grave sería la reintegración tributaria, porque es un escándalo que en el Chile desigual e injusto que vivimos tú les devuelvas a 18 mil chilenos, los más ricos de Chile, 458 millones de dólares… Eso es una indecencia. No es una opción política. Es algo entre la decencia y la indecencia.

-¿Y si la DC da los votos para eso?
Bueno, tendrán que responder ante el país…

-¿Dificulta eso el entendimiento?
Para mí, el tema de la reintegración marca una línea de separación.

-¿Con la DC?
Claramente.

 

FUENTE LA TERCERA

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

0 Comments
scroll to top