Cerrar

Arquitecto Tomás Domínguez destacó el rol histórico de los cementerios en Atacama, desde su legado prehispánico hasta la actual pandemia

Tomas Domínguez es arquitecto, que lleva desarrollando una importante labor de preservación cultural a través del Proyecto Ciudad de los Muertos, donde desde el año 2000 ha trabajado en la investigación de los cementerios patrimoniales en Chile.

Si bien su interés surge por conocer bien la esencia de los cementerios, y  donde en general, desde el mundo de la literatura, el cine y la televisión siempre se ha mostrado como un mundo frio, lúgubre y hasta aterrador, siendo que en la realidad. Al visitar dichos lugares nos encontramos con espacios “cargados de cariño, de arraigo de la gente, de historias y del pasado de las ciudades”, según explica Domínguez:

El arquitecto contó a Nostálgica que entre los años 2010 a 2011 realizaron como Fundación un catastro de los cementerios en Chile, resultando en ese estudio que en el norte del país, en los sectores donde hubo la explotación de las salitreras, se registraron cerca de 90 cementerios mineros, todos ellos abandonados, pero paradojalmente, son estos lugares de reposo, los vestigios que aún se conservan en medio del desierto. Una situación muy distinta es la que se puede observar en el sur del país, donde Tomás Domínguez recuerda la experiencia de conocer la Isla de los Muertos:

Este cementerio de San Miguel de Azapa podría tener capas de vestigios arqueológicos, colonial, republicado y municipal, es decir, se han superpuesto mantos de generaciones de la historia del norte en este cementerio, por lo cual necesariamente requiere de una investigación profesional en este caso.

Pero el arquitecto menciona que resulta dentro de la normalidad que los cementerios prehispánicos continuaran en uso, dadas las condiciones extremas de aislamiento, sumado a las pocas posibilidades de trasladar a los fallecidos a centros más poblados donde había cementerios formales, por lo que se van dando estas situaciones, como por ejemplo los llamados cementerios chinos, en esta región, donde en medio del desierto es posible encontrar decenas de cruces sin nombre, de personas que fueron enterradas, posiblemente  restos de trabajadores provenientes desde China y otros puntos del Oriente, y al fallecer no se conocía sus orígenes y mucho menos existía la opción de devolverlos a sus países de nacimiento, quedando enterrados en las arenas de Atacama.

Otra de las aristas que se destaca en la historia de los cementerios, existe el de Caldera, siendo este el primero de carácter laico a nivel nacional, según indicó Domínguez:

Por último, el arquitecto Tomás Domínguez destacó el rol que tienen los cementerios en medio de esta pandemia de coronavirus, apuntando a lo esencial que resulta que las personas puedan visitar estos lugares para que se mantengan vivos y activos:

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

0 Comments
scroll to top