Cerrar

CASUB se refiere a resolución de la DGA para fiscalizar a Junta Vigilancia del Río Copiapó

La Comunidad de Aguas Subterráneas Copiapó – Piedra Colgada – Desembocadura (CASUB) presentó un requerimiento de fiscalización en la Dirección General de Aguas (DGA) donde en líneas generales señala que se actuado con exceso de facultades auto atribuidas por parte de la Junta de Vigilancia del Río Copiapó, lo que se vería reflejado en la entrega de caudales mayores del derecho, decisiones arbitrarias y abusivas, las que se atribuirían al directorio de dicha entidad.

Carlos Araya, Administrador de la CASUB conversó con Nostálgica sobre el tema, donde explicó quienes componen esta comunidad y el objetivo que persiguen:

Según explica Araya, en el año 1875 el Estado de Chile determinó solo dejar el agua del rio para la parte alta de zona, por lo que en este contexto,  una empresa minera de la zona le entrega a la Comunidad de Aguas Subterráneas en comodato 292 acciones del rio Copiapó, con el objetivo de hacer pasar esta agua por el parque Kaukari  para recargar los acuíferos de la zona baja, donde está el agua de la población y de la pequeña agricultura:

El Administrador de la CASUB señaló que para poder presentar esta solicitud de fiscalización ante la DGA, se tuvo que realizar un estudio de antecedentes, tanto propios como de la propia Junta de Vigilancia del Río Copiapó, donde se pudo detectar que a más de sesenta usuarios de la JVRC, entre personas, empresas agrícolas y mineras, si se les habían otorgado autorizaciones para poder cambiar las aguas del rio, sin tener los permisos de la DGA, lo que calificó como una “falta grave”.

Carlos Araya mencionó que todas las solicitudes realizadas a la Junta de Vigilancia están en regla, apegadas a las disposiciones vigentes y que el llegar a estas instancias de solicitar estas fiscalizaciones fue un largo proceso, por lo mismo, destacó que la realización de fiscalizaciones por parte de la DGA son acciones poco frecuentes, dada la magnitud de los hechos denunciados:

Estas fiscalizaciones e investigación que debería realizar la DGA, podría tardar por cerca de seis meses o más, indicó Araya, por lo que se espera se pueda regularizar aquellas acciones que a juicio de la CASUB estarían fuera de norma, afectado tanto a los usuarios de la comunidad de aguas subterráneas como a los habitantes de la ciudad:

Desde la Junta de Vigilancia del Río Copiapó se referirán en las próximas horas respecto de este tema.


 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

0 Comments
scroll to top