Nadal-Federer, semifinal soñada con el interrogante de una lesión en el aire

Nadal-Federer, semifinal soñada con el interrogante de una lesión en el aire


El tenista español Rafael Nadal venció este viernes al ruso Karen Khachanov y se enfrentará en semifinales del Masters 1000 de Indian Wells al suizo Roger Federer… si su dolorida rodilla derecha le permite estar al 100%.

“Ojalá (pueda jugar). Mi objetivo y mi idea es estar listo para mañana pero no puedo garantizar cómo me voy a levantar mañana”, dijo el español cabizbajo en conferencia de prensa.

Nadal, segundo cabeza de serie, sufrió problemas físicos en esa zona durante toda la segunda manga pero logró hacerse con la victoria por 7-6 (7/2), 7-6 (7/2) en dos horas y 17 minutos de juego.

El español, que reconoció haber sentido “un pinchazo”, sufre una tendinitis en su rodilla derecha que lo acompaña desde hace años y que provocó su retiro en las semifinales del Abierto de Estados Unidos ante el argentino Juan Martín del Potro.

“Mi carrera se ha dado así. He tenido la mala suerte de jugar muchas veces con dolor pero no todos los días puedo jugar unos cuartos de final en Indian Wells”, apuntó el ganador ante un público enfervorecido por sus palabras.

– Una rivalidad histórica –

Ahora, Nadal y Federer disputarán la final anticipada en el torneo del desierto californiano un día antes, en lo que es una de las mayores rivalidades de la historia del deporte.

No en vano, ambos se han visto ya las caras en 38 ocasiones, con un balance de 25 victorias y 13 derrotas para el español aunque cinco de ellas en sus últimos cinco enfrentamientos.

“No creo que esos cinco partidos importen demasiado, sinceramente. Ha pasado mucho tiempo”, señaló Federer.

A pesar de su trayectoria en común, hay que remontarse a octubre de 2017 para encontrar su último partido.

“Espero recuperarme bien. Es probablemente mi mayor rival. Es un placer y una gran oportunidad poder competir de nuevo contra él. Espero estar listo para estar al 100%”, valoró Nadal ante los medios al final del partido con duda en su voz.

Porque el español sigue sin ceder un set en todo el torneo y ha dejado claro que, sin problemas físicos, vuelve a estar a su mejor nivel.

– Una batalla –

Khachanov vendió muy cara su piel y solo el mayor acierto del español en los momentos decisivos terminó por decidir la contienda.

Ambos habían chocado cinco veces anteriormente, con cinco triunfos para la segunda raqueta mundial. 

Y el ruso quiso cambiar el signo del choque desde el comienzo con un break en el primer juego y destrozando a su oponente con el poder de sus saques.

Nadal, mientras, arrancó de manera irregular, con numerosos errores no forzados pero, en el sexto game, forzó el quiebre cuando Khachanov envió la bola por la línea de fondo.

Así se llegó al tie-break. Ninguno de los dos estaba dispuesto a dar el más mínimo resquicio a su contrincante hasta que Nadal cruzó la pelota y el público estalló de júbilo en el primer mini-break (2-1). 

Poco después, selló el segundo (5-2) y terminó apuntándose la primera manga ante la frustración de Khachanov, que enviaba la pelota a la grada en señal de ira.

“¡Vamos”!, gritaba Nadal del otro lado. La semifinal con Federer, un paso más cerca.

Pero entonces, cuando el español parecía controlar la situación, pidió la atención del médico por dolores en su rodilla derecha. El doctor le vendó la zona y, aunque pudo seguir, sobrevoló en el estadio la duda sobre su continuidad, con las semifinales del US Open aún frescas en la memoria.

El ruso varió entonces su estrategia y comenzó a dejar las bolas más cortas y a mover a su oponente de izquierda a derecha. 

Su saque seguía siendo demoledor, con un total de 17 aces, pero la consigna era agotar a Nadal, que cojeaba ostensiblemente.

Tras un quiebre por uno y otro lado, el español brilló de nuevo en el tie-break y terminó llevándose un triunfo amargo que tendrá ahora a todos en vilo de cara al sábado.

– Un vendaval de 18 años –

En la rama femenina, la canadiense Bianca Andreescu dio este viernes la enésima sorpresa del torneo al batir a la ucraniana Elina Svitolina (N.6) y avanzó a la final.

Andreescu, de 18 años y 60ª del ranking de la WTA, tuvo que luchar durante dos horas y 13 minutos para superar a su oponente por 6-3, 2-6, 6-4, y ahora chocará en la última instancia del campeonato contra la ganadora del duelo entre la suiza Belinda Bencic (N.23) y la alemana Angelique Kerber (N.8), que juegan más tarde.

“Es increíble estar en la final. Hace poco veía a todas estas jugadoras por la televisión y ahora me enfrento a ellas y las gano. Es un sueño hecho realidad”, dijo la vencedora aún sobre la pista.

Fuente: 24horas.cl


Comentarios

comentarios

NO HAY COMENTARIOS

Deje su comentario

         




Back to Top