“Este es mi jardín”: denuncian al presidente de Gasco, Matías Pérez Cruz, por echar a turistas del Lago Ranco

“Este es mi jardín”: denuncian al presidente de Gasco, Matías Pérez Cruz, por echar a turistas del Lago Ranco

Con bombos y platillos, el Gobierno celebró en enero pasado la rápida y unánime aprobación en el Congreso de la ley que endurece las multas a quienes impidan el libre acceso a las playas de mar, ríos y lagos. “En Chile no hay playas privadas y ahora tenemos una herramienta que hará que la gente lo piense dos veces antes de prohibir el acceso a una playa”, destacó en su momento el ministro de Bienes Nacionales, Felipe Ward.

Sin embargo, a semanas de ese hito legislativo, ya hay casos de personas que impiden ese derecho. Uno de ellos es Matías Pérez Cruz, presidente del directorio de Gasco, quien echó a un grupo de mujeres que se encontraba a las orillas del Lago Ranco con estas palabras: “Este es mi jardín”.

“Me podrían dejar tranquilo con mi familia porque tengo lleno de invitados. Ustedes se me van a ir y si no voy a venir a sacarlas yo de manera no tan pacífica”, las amenazó, de acuerdo con lo que se puede apreciar en el registro viralizado en redes sociales.

Si bien cultiva un bajo perfil público, Pérez Cruz es cercano al ex-UDI José Antonio Kast y, de hecho, se jugó todas sus fichas por el exdiputado en la campaña presidencial pasada.

  • Revise la video-denuncia acá:

El mostrador

Comentarios

comentarios

1 Comentarios

  1. comment-avatar
    Johnny Parra G.7 febrero, 2019 - 14:27

    Ya estaría bueno que el gobierno de una vez por todas, dejara de favorecer a los más pudientes que se están adueñando de toda la costa y las riveras de ríos y lagos, de seguir así en un corto plazo, tendremos que contratar un helicóptero para meternos al agua, ya que casi todas las playas tienen dueño. Al menos 200 metros de la cota más alta de ríos, mares y lagos debiera por derecho ser de todos los Chilenos no solo de la clase privilegiada. Felizmente nos necesitan para que trabajemos en sus propiedades, de lo contrario ya nos habrían corrido de nuestro propio suelo.

Deje su comentario

         




Back to Top