Cerrar

“Es un psicópata, nos daba miedo”: Sobrina describe al presunto asesino de su tía en Magallanes

(Imagen referencial)

Nuevos antecedentes se dieron a conocer sobre el crimen de Brenda Cartes, la mujer que fue encontrada muerta en su casa con una herida provocada por un arma cortante en Porvenir, región de Magallanes. La víctima habría sido asesinada por la expareja de su sobrina, quien estuvo prófugo durante algunas horas antes de ser detenido por la Policía de Investigaciones.

Ahora, fue la propia familiar de Brenda, Dorka Silva, quien entregó detalles sobre el hallazgo del cuerpo de su tía y la personalidad de su exnovio, Luis Ojeda, a quien catalogó como un “psicópata”.

La sobrina estaba en Punta Arenas mientras ocurría el crimen de su tía. Un día antes, el lunes, ambas mantuvieron una conversación telefónica en que le comunica que puso fin a su relación sentimental con el presunto asesino. Sin embargo, el martes no contestó las llamadas telefónicas, generando preocupación en Dorka.

“Yo tengo dos casas en un terreno: en una vivo yo y en la otra mi tía. Le pedí a un amigo que fuera a su vivienda a ver qué pasaba y vio sus celulares encima de la mesa, lo que es raro porque ella salía con sus teléfonos”, comienza relatando la familiar.

Al percatarse que la mujer no está en el hogar, decide revisar en la casa de Silva, en donde encontró restos de sangre. Aquel fue el llamado que alertó a Carabineros, cuyo personal encontró el cuerpo sin vida.

¿Cómo habría sido el crimen?

Dorka y Luis vivían juntos y eran vecinos de Brenda en la parcela. Dado el término de la relación, el sujeto fue a dejarle las llaves a la víctima, con quien habría sostenido una tensa discusión que terminó con la mujer recibiendo puñaladas en varias partes de su cuerpo.

La conducta de Ojeda

Con respecto a su expareja y presunto asesino, asegura que con Ojeda “no tuvimos episodios de violencia intrafamiliar, pero él tenía lapsus de alcoholismo, estaba perdido en el alcohol. Él ahora es un psicópata y tiene que pagar por mi tía”.

“Llevábamos un año y tres meses de relación y esto se agudizó el último mes, entre Navidad y Año Nuevo. Ahí fue cuando tuvimos un episodio, no de violencia, y se llamó a Carabineros para que calmara la situación, porque sentí que podía empeorar”, consigna ante El Pingüino.

Sin embargo, “Carabineros no se lo llevó porque no me había agredido y fue netamente por consumo de alcohol. Él siempre andaba con su bota y su cuchillo, nos daba miedo a todos”.

(Fuente: Meganoticias)

scroll to top