Mackenna reescribe su récord

Mackenna reescribe su récord

Si la medida del brillo de un atleta fuera la acogida del público, Isidora Jiménez habría sido por lejos la gran figura en la edición 38 del Torneo Orlando Guaita. Tras ganar la plata en los 100 metros planos, acaparó los gritos más efusivos del día en la Pista Atlética del Estadio Nacional.

Sin embargo, ayer Fernanda Mackenna brilló mucho más: en los 400 metros, la velocista se llevó el oro, volvió a batir un récord en el atletismo nacional y clasificó a los Juegos Odesur de mayo, en Cochabamba.

En una jornada redonda, en la cual sacó más de un segundo de ventaja a la brasileña Ana Maria Rodrigues, la chilena registró un crono de 53”13 y superó el antiguo registro máximo del país, que también le pertenecía.

El 14 de marzo de 2014, en los Juegos Odesur de Santiago, la velocista rozó el podio con un cuarto lugar. Pero, como premio de consuelo, registró una nueva marca chilena de 53”49.

“Estoy muy emocionada y feliz. Más que nada, yo quería ganar. Pero yo sabía que, si ganaba, lo haría con un muy buen resultado. Salí muy bien de los tacos, pero sentí que la brasileña de la pista 4 (Jéssica Roberti) se me acercó en la curva. Pero desde ahí dije que la prueba sería mía y empecé a rematar en los últimos 150 metros”, relató Mackenna, quien estableció un nuevo hito en cronos nacionales.

Y además de reinar en los 400 metros, posee las marcas mayores de pista abierta en el relevo 4×100 metros (de 44”83, establecido junto a Isidora Jiménez, Josefina Gutiérrez y Paula Goñi en 2015) y 4×400 (en 2014, con Javiera Errázuriz, Goñi y Jiménez). Y según ella, esta conquista es el reflejo de una nueva era en su carrera.

“Yo tengo 31 años. A esa edad mucha gente nos empieza a retirar. Pero yo me siento en mi mejor momento. Mi último año físicamente bueno fue el 2014, en el cual tuve una temporada muy positiva. Pero después de eso vinieron años de mucho cansancio y altibajos. Tuve anemia en 2015 y 2016, y en el año pasado tuve muchos cambios en mi vida personal: vivía en Estados Unidos y regresé a Chile”, contó la atleta, quien volvió a calentar motores con un bronce en los 400 metros y un oro en el relevo de 4×100 metros de los Juegos Bolivarianos del año pasado.

Por lo tanto, aseguró que en este 2018 “he realizado todos mis entrenamientos pensando en todos los momentos difíciles que viví y en salir adelante, porque me lo merezco”.

Y en lo alto del podio, además de la medalla, recibió el abrazo de su entrenador Alberto Labra, su mentor desde los 11 años, con el cual volvió a prepararse en 2017. Y él le ve potencial para ganar su primera presea en un Odesur. “Ella correrá bajo 53 segundos, en 52 y algo. Eso le avala una medalla. ¿Cuál será? Vamos a ver”, dijo.

Pineda timbra

Pero Mackenna no fue la única en asegurar su clasificación a los próximos Odesur con un oro. En el salto largo, Daniel Pineda pasó los 7,87 metros necesarios para ir a la cita, con un salto de 7,91 metros que superó sus expectativas.

“Esperaba saltar arriba de 7,60 metros, pero me sentí nuevamente como un saltador de 8 metros y eso nos da un plus para cualquier pista del mundo. Mi objetivo es volver a ser un saltador de ese nivel”, expresó.

¿Y qué paso con Isidora? Fue segunda en 100 metros planos, pero no batió el récord nacional, que verdadera gran meta en el Guaita.

 

FUENTE LA TERCERA

Comentarios

comentarios

NO HAY COMENTARIOS

Deje su comentario

         




Back to Top