Joven pensó que había adoptado a un pequeño perro pero se llevó una tremenda sorpresa

Joven pensó que había adoptado a un pequeño perro pero se llevó una tremenda sorpresa

Adoptar un perrito callejero siempre es un acto de bondad, pero hubo un joven que se llevó una sorpresa extra por haber acogido en su hogar a una nueva mascota.

El hombre oriundo de Tucson en Arizona, Estados Unidos, pensó que estaba adoptando a un pequeño cachorro, pero a los pocos meses se dio cuenta que se trataba de un lobo-perro.


 

Estos “wolfdog”, son un híbrido resultado del apareamiento entre un lobo y un perro, y el joven comenzó a notar que había algo raro en él cuando su comportamiento no era similar al de los perros del vecindario.

Neo, como llamó a su mascota, solía estar nervioso, era asustadizo y quería estar junto a su dueño todo el tiempo. Estar junto a otras personas no era de su agrado, así que en esas ocasiones se aislaba.


 

Además, tenía poderosos dientes con los que rompía las largas rejas del hogar para escaparse a jugar con otros animales, pero no se acercaba a las personas aunque le ofrecieran comida.

Luego de varias sospechas sobre su comportamiento, sus dueños decidieron llevar al”The Humane Society of Southern Arizona” para ver qué sucedía. Fue ahí cuando supieron que Neo no era realmente un perro.


 

Cuando les contaron que tenían un lobo-perro en su casa comenzaron a preocuparse, pero no sólo por el hecho de que fuera de esa especie, sino porque en Arizona es ilegal tener de mascota a un lobo.

Decidieron que Neo debía vivir en un entorno más cómodo y lo entregaron a la fundación de lobos “Wolf Connection”. Desde las redes sociales de la entidad, muestran cómo luce actualmente.

Wolf Connection | www.wolfconnection.org

Wolf Connection | www.wolfconnection.org

Fuente: 24horas. cl

Back to Top