¿Habrá “milagro”? El gran sacrificio de Aránguiz para tratar de estar ante Brasil y que lo podría “enfrentar” a su club

¿Habrá “milagro”? El gran sacrificio de Aránguiz para tratar de estar ante Brasil y que lo podría “enfrentar” a su club

Sábado 30 de septiembre. La preocupación se instala en Juan Pinto Durán. Desde Alemania, un informe médico sobre Charles Aránguiz altera los planes de Juan Antonio Pizzi.

El diagnóstico era certero. Desgarro en la pantorrilla y tres semanas fuera. La presencia del volante para la última doble fecha se caía. Al menos eso daba entender el comunicado del Bayer Leverkusen.

Pero no. El “Príncipe” tenía otros planes. Por ningún motivo se quedaría abajo de los dos partidos más importantes de la “Roja” en estas Clasificatorias. Y así se lo informó a su club.

Así fue como tres días después de lesionarse Aránguiz ya estaba en Juan Pinto Durán. Y su deseo no era sólo acompañar al plantel. Su meta apuntaba a Brasil.

Desde ese día el oriundo de Puente Alto inició el trabajo para recuperarse en tiempo récord. Horas en el gimnasio, ejercicios localizados, sesiones kinesiológicas y largas charlas con el cuerpo médico.

El ex Universidad de Chile no bajó los brazos y poco a poco fue intensificando las cargas acorde a su evolución. Así hasta ayer domingo cuando entrenó en cancha, trotó y golpeó el balón.

Incluso, el sacrificio que ha hecho Aránguiz y su esfuerzo por llegar al partido ante Brasil lo podrían llevar a “enfrentarse” con su club, que ya fue claro en su mensaje.

“Charles quiere apoyar a su país y, además, siempre quiere jugar. Es su actitud. Pero todos saben que es imposible que lo haga con esta lesión”, señaló Jonas Boldt, gerente deportivo del Bayer, en diálogo con CDF.

Y el directivo le mandó una advertencia a Pizzi. “Dejar jugar a alguien con esa lesión es irresponsable. Creo que usan esto (la posibilidad de que juegue) para dar un poco de esperanzas. Yo siempre quiero que gane Chile, pero dejar jugar a un futbolista lesionado hará peor la situación”.

Todo este esfuerzo aún no tiene una certeza, puesta hasta ayer Aránguiz aún no lograba entrenar a la par de sus compañeros. “Él quiere estar, pero de momento eso es complicado. Esperaremos”, cuentan desde la selección.

De todos modos, si Pizzi no lo ve finalmente 100% ya ha dejado claro que no lo arriesgará.

Este lunes será un día clave. La última oportunidad para ver si ocurre el “milagro” y el volante se recupera para estar en el duelo en que Chile se jugará el paso al Mundial de Rusia.

Fuente: Emol.com

Comentarios

comentarios

Back to Top