Guede irrita a Barroso

Guede irrita a Barroso

Pablo Guede tiene poco crédito en el estadio Monumental. La forma en que perdió el título del Torneo de Clausura anterior, a manos de la U después de haber estado siete puntos arriba, y la magra presentación ante La Serena en el estreno del segundo semestre en Copa Chile, tienen al técnico tambaleando, dudando incluso de continuar al frente del cuadro de Pedreros.

En la directiva de Blanco y Negro son conscientes de esta situación y, de hecho, hacen todo para evitar los cuestionamientos y bajarles el perfil a los acontecimientos. En el marco de la Noche Alba, en el estadio ni siquiera nombraron al estratega argentino, buscando evitar la manifestación de los fanáticos. Uno a uno fueron mencionando a todos los jugadores que compondrán el plantel. Al DT sencillamente lo olvidaron. Quizás conscientemente. Colo Colo esconde deliberadamente a Guede. Saben que la paciencia del hincha es acotada y que no goza con el consenso de todos.

Pero más allá de lo que pasó en la cancha (1-0, con gol de cabeza de Esteban Paredes), hubo una situación que marcó el desenlace de un duelo que de fútbol dejó poco: la rauda salida de Julio Barroso del Estadio Monumental, una vez concluido el cotejo que, más que amistoso, pareció entrenamiento. El Almirante, de hecho, no fue parte del equipo estelar del Cacique. Porque Guede mandó dos elencos a la cancha. Dos formaciones absolutamente distintas. La primera con los estelares. Los nombres por los que la gente decidió pagar su entrada, con Valdés, Paredes, Meza y Orión entre ellos. Las figuras. Del ex zaguero de O’Higgins, ni luces. Fue relegado a la banca junto con varios juveniles. Pasa que el defensor poco a poco se va dando cuenta de una situación que el cuerpo técnico medita hace semanas: considerar a otros elementos para componer la última línea del Cacique. Como ayer, por ejemplo, donde actuaron Fernando Meza, Felipe Campos y Claudio Baeza. El ex DT de Palestino quiere más velocidad en la zaga y los elegidos anoche le aportan justamente, a sus ojos, esa característica. En Pedreros están conscientes del malestar del argentino nacionalizado chileno, quien además se fue en silencio del recinto. “Quería probar la línea de tres. Todas las decisiones son técnicas, por el bien del equipo”, señaló el entrenador al finalizar la noche. De cara a la revancha del fin de semana con La Serena, en el entorno del cuerpo técnico no descartan que este dibujo, con esos mismos nombres, se vuelva a repetir. La palabra la tiene el DT, quien ayer en la misma conferencia nombró a todos los defensas que tiene la institución y puso a Barroso como uno más, señalando que debe pelear su puesto.

A pesar de los cuestionamientos en su contra, el técnico al menos se vio tranquilo durante el duelo. “La derrota del otro día sirvió para unir más. La intensidad de los 22 fue muy importante. Me deja tranquilo”, analizó.

Valdivia y nada más
La gran atracción era Jorge Valdivia, quien volvía a Macul con la camiseta alba tras 11 años de ausencia. “(Me sentí) bien, pero cansado. En la semana dije que me falta mucho para sentirme contento para responder. Pero feliz, después de 11 años, de volver al club que me vio nacer”, señaló el volante. “Estamos súper conscientes de que tenemos un partido duro el sábado, que tenemos que dar vuelta sí o sí. En relación al resto, nosotros estamos conscientes de que tenemos que mejorar, pero hay un muy buen ambiente. Pablo (Guede) sigue teniendo el respeto de todo el plantel y tiene la misma ambición y deseos que tenemos todos”, cerró el Mago, a quien anoche le comunicaron que su transfer llegó, por lo que puede jugar el fin de semana.

 

Fuente: latercera

Comentarios

comentarios

Back to Top