Estudiante que empujó a fiscalizadora: “Espero que algún día me pueda perdonar”

Estudiante que empujó a fiscalizadora: “Espero que algún día me pueda perdonar”

María Angélica Vargas fue agredida el 15 de junio. La fiscalizadora de Transantiago fue empujada desde un bus hacia el exterior, para luego caer y ser atropellada por otra micro que iba pasando.

En el último capítulo de Informe Especial, el estudiante que empujó a Vargas rompió el silencio y dio su testimonio en su estadía las rejas de Santiago Uno. Pablo Alarcón tiene 22 años, y cursaba octavo semestre de sicología.

“Yo no soy un evasor, es cosa de ver el historial de mi tarjeta, que dice que yo la cargaba constantemente y que pagaba. Yo cuando pasé mi tarjeta (en la fiscalización) no tenía saldo y ahí comencé a pedir pacíficamente que me dejaran pasar, porque estaba apurado y tenía un trabajo importante”, comenzó relatando.

“La fiscalizadora me dijo que no, que no me iba a dejar pasar. Me lo tomé como algo personal y la discusión empezó a subir de tono”, agregó. Aquel encuentro de palabras terminó con un acto inesperado.

“Cuando voy saliendo del paradero hacia el Metro, me devolví y empujé a una fiscalizadora que en verdad no tenía nada que ver con la discusión. No sé si tengo un porqué, sólo puedo decir que estoy arrepentido de lo que hice y que ojalá algún día ella y su familia me perdonen”, destacó en la entrevista.

En ese momento “sólo vi la chaqueta roja, la identifiqué como fiscalizadora yconcentré mi rabia”, sostuvo.

“Recuerdo haber puesto mis manos en la cabeza y haber dicho que no quería hacer eso, que la había cagado. Vi mi vida pasar frente a mis ojos porque pensé instantáneamente que había muerto. Me vi en la cárcel”, aseveró luego.

“El cargo de conciencia me va a acompañar toda la vida. nunca pensé que iba a llegar acá”, destacó desde la cárcel. “Me gustaría poder terminar mis estudios y trabajar, ejercer mi profesión y tener una indemnización hacia ella. Si es que mi sueldo se tiene que amarrar a algún porcentaje no tengo problema con eso”.

“No está mal que yo esté preso, es justicia divina. Estoy pagando mis actos. Soy mayor de edad y respondo por eso. Espero que algún día me puedan perdonar”, finalizó Alarcón.

 

Fuente: 24horas.cl

NO HAY COMENTARIOS

Deje su comentario

         




Back to Top