Cuando recoge a su hijo de la fiesta, tiene un mal presentimiento. Aparca el coche y le hace 6 preguntas

Cuando recoge a su hijo de la fiesta, tiene un mal presentimiento. Aparca el coche y le hace 6 preguntas

La comunicación entre niños y adultos no siempre es fácil. Aun cuando los niños entienden más de lo que nosotros pensamos, con frecuencia les falta el vocabulario para expresarse claramente; a esto hay que agregar las preguntas ambiguas de los padres, que suelen agobiar a los niños. ¡Es un milagro que podamos comunicarnos después de todo! Es absolutamente importante, incluso a veces vital, que los niños confíen en sus padres. Esta madre recordó este hecho justo a tiempo, antes de provocar un mal mayor.

¿Cómo es posible que haya muy buenos padres que no se den cuenta de que sus hijos sufren abuso sexual? La mayoría de las veces simplemente hacen las preguntas equivocadas. Esta es la historia de una madre a la que le sucedió algo en este sentido:

Un día mi hijo fue a una fiesta de Halloween en casa de un amigo. Cuando lo recogí unas horas más tarde, noté por su sonrisa que realmente se había divertido. Justo antes de irnos, me quedé en en la puerta hablando con el padre y la abuela de su amigo.

Los dos me dijeron que mi hijo se había portado muy bien, lo que sonó como música para mis oídos. ¡Gracias a Dios no había tenido peleas ni rabietas!

Subí feliz al coche y emprendí el camino a casa. Mientras conducía, empecé a sentirme inquieta; había algo raro.

Entonces me di cuenta. Di un volantazo y entré en el aparcamiento más cercano. Los demás conductores me pitaron, pero yo estaba en lo mío. Sabía que tenía que hablar con mi hijo, porque cuando yo era niña me sucedió lo mismo.

Recuerdo cómo de niña un familiar adolescente abusó de mí. Y recuerdo las inocentes preguntas que mi mamá me hizo cuando me recogió de su casa:

“¿Fuiste una buena niña? ¿Fuiste amable y sincera? ¿Te portaste bien?”

Mi madre no sabía:

1. que ese adolescente me había amenazado antes de que ella llegara (y que algunas veces se colocaba detrás de ella y me amenazaba con los puños cerrados y gestos mezquinos);

2. que esas preguntas, especialmente frente a la persona que había abusado de mí, reforzaban la idea de que yo tenía que complacer los deseos de quien cuidaba de mí cuando ella no estaba;

3. que yo pensaba que si había contestado con un “sí” en la puerta, no podría cambiar mi respuesta más tarde (eso hubiera significado explicar por qué había mentido antes).

Cuando los padres preguntan a sus hijos frente a otras personas si se han portado bien, los niños se sienten presionados a decir que sí, en la mayoría de los casos.

Entonces comencé desde el principio y le hice las preguntas adecuadas.

Quizás también debas hacerles estas preguntas a tus hijos la próxima vez que los dejes al cuidado de alguien. A solas con él le pregunté:

  • ¿Te divertiste o no?
  • ¿Qué hiciste durante todo este tiempo?
  • ¿Qué fue lo que más te gustó de la fiesta?
  • ¿Qué fue lo que menos te gustó de la fiesta?
  • ¿Te sentiste protegido?
  • ¿Qué más me quieres contar?

Haz de estas preguntas un hábito familiar. Dile a tus hijos que pueden contarte cualquier otra cosa más tarde si es necesario.

El error que cometí aquel día es muy común entre los padres. Sentimos que si hacemos preguntas, lo tenemos todo bajo control. Lo cierto es que los padres siempre deben preguntar en el momento preciso y en el lugar correcto.

La autora de esta historia es Tonya GJ Prince, tiene 22 años y es de Estados Unidos. Tonya publica contenido informativo con regularidad en su página web acerca del grave problema del abuso sexual. Con esta historia, Tonya Prince pide a los padres que no solo estén dispuestos a escuchar a sus hijos, sino también a hacerles las preguntas adecuadas. Las víctimas de abuso sexual y sus familiares deben buscar ayuda profesional. Existen numerosas asociaciones a las que se puede pedir ayuda en estos casos, como por ejemplo, esta.

 

 

 

Comentarios

comentarios

4 Comentarios

  1. comment-avatar
    nany27 marzo, 2017 - 10:54

    Muy buen articulo, interesante tema para cuando nuestros hijos vayan a cualquier lugar y la importancia que tiene la confianza en los padres desde pequeños.
    No es necesario que seamos amigos de nuestros hijos, pero si que haya la suficiente confianza para que cuenten lo que les pasa.

  2. comment-avatar
    susy17 marzo, 2017 - 10:17

    yo no sufri abuso, gracias a dios pero este tipo de preguntas siempre se las hago a mis hijos, apenas salgo del jardin les hago preguntas … nunca delante de las tias ni de un familiar, solo mis bebes y yo … tampoco los dejaria solo en un fiesta jamas …buen articulo gracias..

  3. comment-avatar
    Hilda Cortés C.17 marzo, 2017 - 07:17

    Gracias por el artículo y sugerencias muy buenas.

  4. comment-avatar
    Patricia16 marzo, 2017 - 13:48

    Primer error DEJARLO SOLO EN LA FIESTA.

Back to Top