Comenzaron las clases de Chino Mandarín en Santo Tomás Copiapó

Comenzaron las clases de Chino Mandarín en Santo Tomás Copiapó

Los estudiantes que asistieron a la primera clase, pudieron aprender sobre la entonación y letras chinas.

Este jueves 24 de noviembre comenzaron las clases del Instituto Confucio de la Universidad Santo Tomás (IC-UST) para aprender Chino Mandarín nivel Básico.

Las clases son impartidas por la profesora,  Meng Yao Liu, quien fue la encargada dictar el curso gratuito de 12 horas cronológicas. Una vez finalizado este primer curso introductorio de chino mandarín, los estudiantes deberían familiarizarse con aquellas palabras que les permitirán saludar, contar, identificar los días de la semana, entre otras acciones.

Durante la primera clase, la profesora enseñó sobre el uso de distintos “tildes” que le dan la entonación debida a cada palabra china, y puntualizó que todas ellas, tienen distintos significados que los alumnos deberán aprender a manejarlas al final del curso.

Además, los estudiantes recibieron un libro introductorio de chino mandarín para estudiar en sus hogares y retroalimentar lo aprendido en clase con tareas, las que les permitirán perfeccionar su pronunciación y entonación.

Por su parte el Director de Formación General y coordinador del Instituto Confucio en Copiapó, Cristián Pérez Marín destacó que “este curso es el primer peldaño en el aprendizaje del idioma chino. Las relaciones que hoy mantiene nuestro país con el país oriental abren un sin número de posibilidades para estudiantes, considerando que es el idioma más hablado del mundo, con más de mil doscientos millones de hablantes (1/5 parte de la población mundial); es el segundo más utilizado en Internet, y la lengua oficial de la segunda potencia económica mundial. Cada vez más, las grandes compañías tratan de establecer un mayor número de acuerdos comerciales con China, para lo que necesitan personal que pueda negociar con ejecutivos y directivos de dicho país.

Lingüísticamente hablando, en el chino no existe género, ni plural, y los tiempos verbales son mucho menos complejos que en el español, al igual que su gramática en general. Su dificultad radica principalmente en los ideogramas que componen el alfabeto chino y en su fonética, pero con práctica y disciplina en poco tiempo se puede alcanzar un nivel inicial”.

NO HAY COMENTARIOS

Deje su comentario

         




Back to Top